NYESA a lo largo de los AÑOS

Historia de un ambicioso proyecto

Los orígenes de la actual NYESA Valores Corporación, S.A. se remontan a ese año, siendo entonces su objeto social la actividad siderometalúrgica bajo la denominación de Industrias del Besòs, S.A. (Inbesòs).

Tras cuarenta años como líder en la transformación de productos siderúrgicos, el grupo catalán inicia un ambicioso proyecto empresarial que supondrá al abandono de su actividad tradicional siderometalúrgica para comenzar su andadura en el sector de la promoción inmobiliaria.

Inicia la cotización de sus acciones en el Mercado Continuo de las Bolsas de Madrid y Barcelona.

Sus activos son valorados por encima de los 170 millones de euros y su acción pasa a ser una de las más negociadas del sector en el mercado continuo.

Se produce la integración de Inbesòs en el grupo inmobiliario Nyesa, con sede en Zaragoza, propietario de un conjunto de activos valorados en más de 1.500 millones de euros y amplia experiencia en el desarrollo urbanístico, la promoción inmobiliaria y la gestión patrimonial. El resultado es un grupo de sociedades diversificado y con mayor solidez patrimonial.

Se inicia así un ambicioso plan de negocio que lleva al Grupo a situarse entre los principales promotores inmobiliarios nacionales y a iniciar su expansión internacional con presencia en Portugal y Costa Rica.

El acuerdo supone además la incorporación al Grupo de una importante cartera de activos patrimoniales gestionados mediante acuerdos con operadores internacionales de primer nivel.

La compañía inicia sus actividades en Costa Rica con “La Roca”, un macro proyecto turístico, recreativo y residencial.

Inbesòs cambia definitivamente su denominación social por la de NYESA Valores Corporación, como resultado de la integración de Grupo Inbesòs y Grupo NYESA.

El 29 de septiembre NYESA deja de cotizar en Bolsa tras acogerse al preconcurso voluntario de acreedores. El tiempo demostraría el gran logro que supuso sacar adelante un concurso en una época en la que la gran mayoría de inmobiliarias que se encontraban en situación parecida terminaban en liquidación.

Tras una profunda transformación con el fin de proyectar un grupo empresarial más sólido y saneado, el 22 de enero las acciones de NYESA Valores Corporación vuelven a cotizar en Bolsa.

Arranca un nuevo proyecto empresarial, con un nuevo accionariado, un nuevo equipo gestor y nuevos activos.

Sobre esa dinámica, NYESA Valores se desprende de los proyectos y activos no estratégicos, lleva a cabo una importante reducción de su deuda y reestructura su patrimonio, cuyo neto asciende a más de 35 millones de euros.

A comienzos de año, con el objetivo de ampliar su presencia en los mercados internacionales emergentes, NYESA proyecta en Moscú el plan inmobiliario “Narva Loft”.

El 21 de febrero, Olaf y Rubí, S.L. se incorpora al accionariado de la compañía con la integración de un activo estratégico de vital importancia, el edificio “Torres de Hércules”, situado en la bahía de Algeciras y primer polo industrial de Andalucía.

El resultado es la conformación de un nuevo Consejo de Administración y un cambio en la estrategia, que se traduce en la óptima explotación de sus tres líneas de negocio principales: inmobiliaria, patrimonial e internacional. Y con la firme intención de incorporar otras áreas.

NYESA adopta una nueva filosofía y un nueva política empresarial fundamentada en un proceso de crecimiento, diversificación y profundo conocimiento del mercado.

La compañía adquiere en dos operaciones 378 activos, principalmente viviendas, de diversa tipología.

NYESA y el Grupo Roxa firman un acuerdo para la apertura de dos hoteles en Moscú y Costa Rica.

En un entorno tan preocupante como el provocado por la pandemia del Covid-19, NYESA presenta una propuesta de modificación del convenio de acreedores, fundamentada en un nuevo Plan de Viabilidad y de Pagos.

Se anuncia el lanzamiento de NYESA Renovables con el objetivo de iniciar movimientos estratégicos en el sector de la energía verde.

A través de su filial NYESA Renovables y en alianza con Soltium Renovables adquiere una participación significativa de Contratas Leza, especializada en el montaje de plantas fotovoltaicas.

NYESA incorpora dos nuevos activos a su cartera, los hoteles Posidonia y Caballito de Mar en Benidorm (Alicante). Se incorpora también la finca ‘Venta Reyes’ (Chinchón)
destinada a la celebración de todo tipo de eventos.

En mayo, el Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Zaragoza anuncia la aprobación en firme de la propuesta de modificación del convenio de acreedores presentada por la compañía y que contó con la adhesión  de más del 60% de los acreedores.

NYESA Valores ejecuta en junio una ampliación de capital por un importe de 51,32 millones de euros. El capital social de NYESA pasaría a ser de 91,8 millones de euros, con 6.122 millones de acciones.

El 22 de febrero la CNMV aprueba el folleto de las dos últimas ampliaciones de capital (acordadas en 2019 y 2021). El capital social de la compañía pasa a ser de 91,83 millones y el número de acciones se eleva a 6.122.535.236.

NYESA cierra 2021 con un resultado financiero positivo de 14,86 millones de euros, frente a los 220 miles de euros del mismo periodo del ejercicio anterior. El Grupo obtiene un beneficio neto de 9,81 millones.

A comienzos del mes de abril, NYESA cancela su deuda de 2,85 millones de euros con Liberbank (Unicaja Banco), con lo que ello significa en el proceso de reestructuración financiera de la compañía.